¡Dale a Compartir¡

Los Créditos de consumo con una alternativa que debe utilizarse con prudencia por los beneficiarios

Los créditos de consumo no son más que préstamos que hacemos para la obtención de servicios y compra de bienes, crédito que es personal y lo da la empresa que lo facilita acatando las leyes de protección al consumidor vigentes en el país. Este préstamo por lo general es pequeño y de corto plazo para su pago.

El origen de los créditos de consumo data del siglo XV y fueron creados por los monjes franciscanos para ayudar al pueblo campesino con préstamos sin cobro de intereses, ya que en esa época se daban con cobros de intereses exorbitantes. Estos créditos al consumo fueron legitimados por León X en 15015 y en el siglo XX se institucionalizaron.

De ahí en adelante fue creciendo su demanda y oferta y empezaron a financiar todo tipo de compras incluso las de bienes de precios elevados, y gracias a este tipo de créditos las clases sociales más desfavorecidas han tenido la oportunidad de aumentar su capacidad de compra y mejorar su estilo de vida.

La finalidad de estos préstamos, como su denominación lo indica, es el consumo. Y a diferencia de otros créditos está dirigido únicamente a la compra de bienes y servicios, acción que se realiza generando altos intereses, mayores que los de cualquier otro préstamo de mayor cuantía como los hipotecarios, estudiantiles, compra de vehículos, etc, por lo su uso debe ser comedido.

Particularidades de los créditos de consumo

Hay ciertas particularidades características de este tipo de herramienta financiera que la hacen una de las más utilizadas en el mundo por su inmediatez y beneficio.

1.- La finalidad de este crédito es el consumo de bienes y servicios ofertados en el mercado

2.- El crédito de consumo generalmente lo ofrece el propio empresario objeto del préstamo en lugar de una institución financiera. Aunque en el caso que el empresario funja como intermediario será la entidad financiera la encargada del préstamo y de imponer las condiciones en que se realizará el negocio.

3.- Los intereses y las cuotas de pago suelen ser muy altas y requieren de un enganche para que sean otorgados.

4.- Tienen la ventaja de que los trámites para la adquisición del crédito de consumo no presentan mayores exigencias y se dan con rapidez.

5.- Como desventaja está que las personas objeto de estos créditos deben responder con responsabilidad a su pago o tendrán que responder con sus bienes, porque no se pide un aval real para concederlos.

6.- Tienen como ventaja que con ellos se pueden utilizar los productos y obtener los servicios aunque todavía no se han pagado.

7.- El correcto uso del Crédito de consumo te construye un buen historial crediticio que servirá para uso de posteriores financiamientos mayores que solicites. Aunque esta ventaja puede revertirse si el cliente no cumple con las cuotas de pago exigidas de financiamiento por el banco que le otorgo el préstamo.

8.- Mediante el financiamiento de consumo el usuario puede comprar cualquier cosa, desde comida hasta artículos para el hogar, de uso personal, medicinas, incluso se puede usar en restaurantes, para compra de comida rápida, etc.

9.- Otra de las desventajas es que el precio final pagado por el articulo por el cliente alza mucho debido a los grandes intereses que cobran, información que generalmente no conoce el cliente sino al momento de pagar.

10.- En el uso de estos créditos se pagan muchas comisiones y los créditos son constantes que muchas veces no se logran cancelar de manera definitiva.

Es de tener en cuenta al solicitar este tipo de créditos el conocer las recomendaciones del banco o empresario antes de obtenerlos, aunque estos estén protegidos por la Ley al Consumidor vigente en el país, ya que algunos de estos contratos presentan cláusulas especiales.

El solicitante deberá estar pendiente de las normas que regularán su contrato crediticio y despejar todo tipo de dudas sobre las responsabilidades establecidas, además deberá tener una copia escrita del mismo.

Crédito de consumo ha ido en picada en México en los últimos meses

Las características que rodean al crédito de consumo han generado desconfianza en los clientes de este servicio en México y su uso ha ido en picada en los últimos meses, al parecer, motivado a la falta de seguridad económica derivada de la pandemia por Covid 19 que ha generado la suspensión de muchas actividades en el aparato productivo del país.

El mexicano fruto de la crisis no tiene la liquidez que antes tenía, y no puede contar con confianza con recursos a largo plazo lo que se ha traducido en una baja pronunciada de crédito de consumo que ha tenido tope de más de un 17% en los créditos personales, los vía tarjeta de crédito y los cuenta nómina, según cifras publicadas por www.eleconomista.com.mx medio especializado.

Según informe del Banco de México el crédito de consumo dirigido a las familias mexicanas tuvo una baja de un 13,6% Enel bimestre pasado y la cartera vencida por este tipo de préstamo también tuvo una baja sustancial respecto al año anterior porque mucha gente no está accediendo a este tipo de créditos.

Bajas sustanciales

1.- Créditos personales bajaron en un 23% el primer bimestre de 2021 en México con respecto al mismo bimestre en 2020 al pasar de 200 millones de esos a una cartera de 159 millones.

2.- Uso de créditos de consumo utilizando tarjetas de crédito bajó de 399 mil millones de pesos a 346 mil millones de un año a otro en el mismo bimestre.

3.- Créditos vía nómina bajaron un 7.1% al sumar 257 mil millones en febrero de este año con respecto a 248 mil millones el año anterior.

Sin embargo, los préstamos para financiamiento de compra de bienes como automóviles o muebles registraron una muy pequeña baja menor del 5%, al igual que el crédito a las empresas que tuvo una baja de 5.9% con lo que lograron mantenerse en el mercado sin mayores contratiempos a pesar de la pandemia.

Esta crisis aún continúa y ha generado que los financiamientos tengan mayores restricciones por lo que menos personas quieren acceder a los préstamos. Por otra parte, la falta de recursos estables con los que pueda contar el sector empresarial y las personas ha hecho que menos se arriesguen a asumir un compromiso crediticio si no saben si lo podrán cumplir.

Morosidad en créditos por consumo va en aumento en México

Debido a la crisis económica derivada de la pandemia, los créditos de consumo en México han caído en la morosidad en un alto porcentaje a causa de la falta de empleo y la suspensión de los procesos laborales en todas las áreas, lo que se tradujo en falta de liquidez y recursos de personas y empresas que ahora dejaron de asumir compromisos de este tipo.

Por esta razón y en búsqueda de un incremento del uso de este servicio que se situaba en un 40% de utilización por parte de la población mexicana, se ha tenido que recurrir al financiamiento al consumo, figura que le da al comprador la posibilidad de aplazar el pago de sus compras con el pago de mayores intereses inclusive de tipo variable.

Muchas personas utilizan este crédito de consumo para la compra de artículos del hogar como neveras, televisores, estufas, computadoras, ropa, zapatos, automóviles, en el caso de las tarjetas de crédito incluso para compra de comida en especial en estos tiempos de crisis económicas y otras para compra de automóviles y viajes.

El crédito de consumo permite al cliente la compra de bienes y servicios para lo cual recibe una suma determinada de dinero por parte de la institución financiera para utilizarlo en sus compras con el compromiso de reintegrar la suma utilizada más los intereses que genere la misma en un lapso de tiempo estipulado c través de cuotas que oscilarán entre 24, 36, 48, 60 o 72 meses.

Estos créditos son otorgados teniendo en cuenta los ingresos y capacidad de pago del solicitante, en base a ellos la entidad crediticia determinará el monto del préstamo y el plazo de pago, generalmente por ser pequeños no requieren de un gran historial crediticio del que lo solicita y se obtienen de manera rápida.

Tipos de créditos de consumo más utilizados en México

Los créditos de consumo más utilizados en México son los correspondientes a las tarjetas de crédito bancarias y los otorgados por empresas no financieras correspondientes a las tarjetas de tiendas por departamento y las de autoservicios.

Las tiendas por departamento emiten una tarjeta especial para sus pagos apegados a su propio programa para cobros y créditos y otorgan el préstamo para el consumo de sus bienes con muy pocos requisitos, algunas solo incluyen identificación y comprobante de domicilio.

Los bancos también otorgan de manera fácil estos créditos con financiamientos por nómina, con lo cual el cliente puede obtener un préstamo d consumo de manera rápida y fácil e incluso puede sumar la nómina de su conyugue para obtener mayor monto de su préstamo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *