¡Dale a Compartir¡

Créditos bancarios: La gran ayuda para los mexicanos

La República Mexicana ha estado experimentado una gran crisis económica debido a las limitaciones que se están viviendo por la llegada del coronavirus en el pasado año 2020. Muchas empresas cerraron y como consecuencia cientos de personas quedaron desempleadas y sin la posibilidad de generar ingresos para cubrir las necesidades básicas de toda su familia.

Esto provocó que el gobierno federal inventara nuevos bonos, ayudas y pensiones que le sirvieran a los mexicanos como beneficio para cubrir los aspectos de alimentación, salud, educación y seguridad de las personas. Por esa misma razón, muchas entidades financieras decidieron conceder nuevos créditos y préstamos para ayudar a la población.

Es cierto que en México se necesita un mayor nivel de financiamiento bancario. Unos que apoyen además de los préstamos personales, se enfoquen en las empresas. De esta forma si se utiliza esa herramienta de manera responsable se van a poder llevar a cabo muchos proyectos que traerían como beneficio el contratar más personal que ahora se encuentra sin trabajo.

Además de que también se impulsaría la economía de la nación por el hecho de que muchas empresas cerraron por no poder cubrir los gastos de la nómina. Dándoles a los empresarios la capacidad de tener un crédito con el que invertiré, volverían a funcionar esas compañías para brindarle sus servicios a los pobladores de la región.

Uno de los principales beneficios es que te permite desarrollar nuevos proyectos y no genera ningún tipo de endeudamiento y así se puede impulsar el ritmo de las actividades económicas de los diferentes estados del país. Por eso cabe destacar que, cuando una compañía obtiene un crédito bancario, se suele ocupar unos 30% del mismo para pagarlo.

El otro 70% termina regresando de intacto al banco y se va consumiendo poco a poco a media que el banco va depositando el dinero para que puedan utilizarlo a conveniencia del beneficiario. Cabe destacar, que no tiene que utilizarlo netamente para invertirlo en sus empresas, sino que también pueden destinarlo a otro tipo de cosas.

Hay créditos de todo tipo, además de financiar a emprendedores y empresas, también se puede destinar para comprar artículos tecnológicos, reformar las viviendas, comprar automóviles, financiar carreras universitarias y mucho más. Todo es posible mientras se respeten las cuotas de pagos mensuales impuestas por las entidades financieras.

Cabe destacar que, el principal negocio de los bancos es realizar préstamos y créditos a personas físicas y morales ya que a través de ellos pueden obtener un tipo de ganancia por medio de los intereses que representen. Pero antes tienen que demostrar que disponen de los recursos necesarios para asumir una deuda mensual con la entidad financiera.

Por la misma situación que está atravesando México con respecto a la crisis económica, los bancos no están buscando generar ganancias actualmente, sino mantener al mínimo las pérdidas que están teniendo. Por eso es que realizan estudios exhaustivos sobre el historial crediticio de las personas que lo están solicitando en los entes bancarios.

Proceso de elección para candidatos a los créditos bancarios

Hay un sinfín de maneras de financiamiento, pero los usuarios en las entidades financieras prefieren los métodos profesionales como lo son el préstamo y el crédito z esto es debido a que no se necesita mucha documentación para iniciar los trámites. Lo primero que debes hacer es ir directamente a la sucursal bancaria dónde lo quieres obtener y pedirlo.

Luego de que tú hagas una solicitud formal, el banco mandara a hacer una investigación de tu perfil crediticio. Van a estudiar tus gastos e ingresos mensuales para saber si eres un buen candidato para el crédito, de ser así, bajo qué tipo de condiciones y fechas de pago tendrás que pagar las cuotas mensuales.

El banco lo que busca es estudiar tu sueldo, si cuentas con estabilidad laboral, qué tanto tiempo llevas trabajando en la empresa que te contrató, cómo es tu situación familiar y otros factores importantes. También estudian si has pedido otros créditos en el pasado y lo más importante es que tu nombre no esté en ninguna lista de morosos.

La idea es que, al pedir el crédito, el pago mensual no puede superar el 35% o 45% de tus ingresos. Esto es debido a que la idea es que te comprometas a pagar una deuda sin la necesidad de que está provoque que la persona se endeude con terceras personas para poder pagarla.

Un ejemplo bastante claro es este: Si hay una pareja que tiene ingresos mensuales de tres mil pesos y tienen contratos fijos con una antigüedad de 5 años, no tienen hijos, poseen en su cuenta de ahorro unos 26 mil pesos y quieren pedir un crédito para la hipoteca de una vivienda. Es mucho más probable que el banco se los otorgue debido a su historial.

Consejos para que te otorguen un crédito bancario

Uno de los mejores consejos que se le puede dar a un individuo que está a punto de pedir un crédito, es que comiencen ahorrar mucho dinero antes de solicitar cualquier tipo de financiamiento a alguna entidad bancaria. Esto hace que la entidad te tome con más seriedad y así se muestren más receptivos a la hora de aprobarlo.

Otro punto a destacar, es que no debes elegir ningún tipo de plan de pago que supere el 40% de tu salario. La gran mayoría de los bancos no te otorgará un crédito cuando lo que vas a pagar todos los meses supera el porcentaje de ingresos que percibes al mes. Es obvio que, si tan solo al empezar el mes se te va la mitad de lo que cobras, todo se te esfumara.

Para ello es necesario que realices una investigación sobre la capacidad de deudas que tienes. Eso es básicamente hacer una lista de tus gastos mensuales importantes como lo son la renta, la alimentación, el gas, la luz, el Internet y con el sobrante veas si se presta para poder comprometerte a tener que pagar las cuotas del crédito que solicitaste.

Jamás pienses en meterte en más de un crédito, aunque creas que tienes la capacidad para costearlo. Tienes que saber que debes guardar dinero para destinarlo para posibles emergencias, ya que si quedas mal con los pagos mensuales esto se verá reflejado de forma negativa en tu historial crediticio y te afectaría a futuro si necesitas otro crédito.

Contratos que hacen para obtener créditos bancarios

Los contratos que se realizan al obtener un crédito son hechos para que quede acordado de forma legal cuáles serán los plazos de pago, cuánto dinero va a financiarte y el tiempo estimado en el que este estará disponible. Por eso es necesario hacer una intensa investigación previa sobre las ventajas y desventajas de tener un préstamo.

Primero que nada, tienes que revisarlo muy bien ya que en el estará reflejadas las garantías que tienes tú cómo solicitante y el propio banco. No te lances a comprometerte con una deuda sino saber muy bien a lo que te estás sometiendo, ya que al no pagar le estás dando derecho a la entidad financiera de tomar represalias legales contra ti.

Además, tienes que revisar siempre los intereses porque al principio pagarás más de ellos que el propio capital. Esto se ve mucho más cuando se piden préstamos hipotecarios en donde tienes que conseguir un diferencial reducido (actualmente están muy bajos), por lo que deberías aprovecharlo para tu propio beneficio.

También hay que tener en cuenta el tema de la amortización. Lo que quiere decir que, si tienes la capacidad de ir abonando dinero, puedes ir reduciendo tu deuda y los intereses que tienes a pagar. Esta información va normalmente especificada en las cláusulas del crédito ya que en muchas entidades bancarias no te permiten adelantar ningún tipo de pago por adelantado.

¿De dónde proviene el dinero de los bancos para los créditos bancarios?

El objetivo principal de los bancos es conseguir que personas y empresas les tengan la suficiente confianza como para confirmes el depósito de su dinero, para luego ellos prestarlo a quienes lo necesitan. Esta tarea está totalmente regulada por la ley y se denomina como una intermediación financiera.

Por el simple hecho de que los bancos reciban y mantengan el dinero de las personas, estos deben pagar una cierta cantidad de dinero que se conoce como interés. El cálculo de la cantidad que deben pagar se realiza con métodos de porcentaje y recibe el nombre de “tasas de interés de captación”.

Gracias a esos mismos depósitos que reciben, las entidades bancarias se disponen a buscar candidatos que cumplan con un perfil adecuado para aprobarla algún tipo de crédito o financiamiento, también se les hace a las empresas que lo necesiten. Esto es para que ellas puedan seguir llevando a cabo sus actividades comerciales y reintegren el dinero.

A las mismas personas que le conceden los préstamos se les termina cobrando un porcentaje alto de intereses que en muchos casos es superior a la “tasa de interés de captación”, que los bancos tienen que pagar al inicio. Todo es parte de un ciclo en donde el dinero va pasando de mano en mano para así poder multiplicarse y llegar a los bolsillos de toda la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *