¡Dale a Compartir¡

Créditos a fondo perdido la mejor pero la más difícil tarea de concretar para iniciar tu propio negocio

Los créditos a fondo perdido son una grata  interrogante para muchos emprendedores como iniciativa para arrancar su negocio. Estos préstamos requieren del apoyo gubernamental y como su nombre lo indica no son retornables al prestatario, pero no se entusiasmen mucho porque para lograrlos se tienen grandes requisitos.

Los fondos perdidos en realidad funcionan como subsidios, subvenciones, capital inicial no reembolsable de un negocio, son apoyos monetarios entregados por el gobierno u cualquier institución financiera pública o privada como capital para emprendimientos productivos, ambientales, sociales, científico y artísticos, entre otros.

Lo importante para ellos no es la devolución del dinero sino que el trabajo que apoyen tenga un impacto social benéfico, aunque de no dar resultado tampoco deberás pagar ese dinero  tras comprobar mediante facturas entregadas y estados de cuenta bancaria como usaste el recurso encaminado siempre a hacer realidad ese proyecto.

Por eso se les llama fondos perdidos porque aunque el proyecto no funcione, no estás obligado a hacer reembolso monetario a la institución que te entregó el dinero después que demuestres el uso de ese capital de forma adecuada para ello deberás contar con todos los soportes necesarios por lo que deberás organizar tus gastos.

El gobierno cuenta con partidas específicas para estos fines, recursos que se han multiplicado en estos tiempos de pandemia y que es necesario que la gente conozca que existen para que busque acceder a ellos. Estas contribuciones no son remanentes de presupuestos de organismos o instituciones sino que están previamente destinadas a estos fines.

Los préstamos a fondo perdido se entregan a las empresas o emprendimientos  que merecen un apoyo especial, sin que proceda la devolución parcial o total del dinero recibido a que estos préstamos son subvenciones que concede  el Gobierno para equiparar algunas desigualdades de tipo social entre diversas regiones o zonas de un país.

Este tipo de empresas deberán estar están localizadas geográficamente en las zonas más desfavorecidas de la ciudad o de una zona,  ya sea por crisis de tipo social: inseguridad, pobreza, salubridad, etc. presente en ella así que el fin será  estimular el empleo  y el desarrollo del sector. Po ello siempre vemos al gobierno apoyando estos tipos de emprendimiento.

Es importante aclarar que estos apoyos fueron creados para aquellas personas que tienen la idea de crear una empresa o fortalecerla y que no son ayudas sociales, puesto que estas pertenecen a otro programa de apoyo gubernamental. Los préstamos a fondo perdido han sido poco difundidos de ahí los errores de apreciación que se cometen.

Los apoyos de gobierno a fondo perdido vienen de los impuestos

Los  impuestos tanto en el país como fuera de él son una fuente de recursos  para los préstamos a fondo perdido. Allí van a parar algunos apoyos de cooperación internacional que son muchas veces base de la obtención de  recursos económicos para este tipo de préstamo aunque no es fácil acceder a ellos.

Estos créditos  no necesariamente son aportes en efectivo que recibe el solicitante, sino que pueden ser bienes y servicios que requiere o le son necesarios para el impulso y progreso de su negocio o para ser realidad su emprendimiento.

La manera de lograr que te sean otorgados esos recursos es la presentación de un proyecto honesto y fiable que este bien fundamentado y comprobado que de seguro deberá concursar para su posible subvención, por ello se presentan como una buena oportunidad para crear tu negocio propio y es allí donde tiene su mejor funcionalidad.

Los créditos a fondo perdido son por tanto difíciles de conseguir porque es un dinero que no genera intereses, no exige omisión alguna y no espera ser devuelto al gobierno lo que nos parece un tanto extraño, pero tiene otros loables fines.

El fin principal del gobierno al otorgar este tipo de fondos no es otro que mover la economía del país, esperar que las empresas que apoyan y los emprendimientos que se presenten sean luego empresas rentables que paguen impuesto y ofrezcan un beneficio económico a las comunidades donde se desarrollan y puedan propender a su crecimiento.

Es por ello que se brinda este apoyo a los emprendedores, cuyos proyectos deberán ser estudiados para buscarles que sean realmente viables y ofrezcan beneficios además la oferta estará solo abierto a aquellas empresas que necesiten aumentar su capacidad productiva y por consiguiente generen mayor cantidad de empleos.

Conseguir un crédito a fondo perdido es todo un reto

El crédito a fondo perdido es bastante difícil más no imposible de conseguir, este tipo de préstamo aunque no tiene una formula exacta para ser logrado tiene como exigencia fundamental que para ello debemos elaborar el proyecto de nuestro emprendimiento o sustentar la necesidad de expansión del negocio o empresa que tenemos.

Nuestro proyecto deberá ser muy interesante, representar una incursión que tiene potencial para repercutir en mejorar la economía o la sociedad en la que se desarrolla. Debes plantear de manera organizada las ideas y asegurarte que funcionará, para ello las instituciones cuentan con la asesoría necesaria.

El proyecto tiene que estar al alcance del gobierno nacional, regional o local o ser de interés para ministerios o concejos, que son los que tienen la capacidad para prestar este tipo de ayuda, y cumplir con todos los requisitos exigidos.

Tenemos que tener en cuenta que si nuestro proyecto logra la financiación a través de este crédito debemos ser capaces de desarrollarlo tal como lo planteamos en nuestro proyecto inicial y poder sustentar todos los gastos.

Tipos de créditos a fondo perdido

Existen dos clases de créditos a fondo perdido: los que prestan capital y por tanto financian las inversiones, y los préstamos a la explotación, que son aquellos que financian los gastos de trabajo y funcionamiento de una empresa.

En el grupo se incluyen las cantidades de dinero que se entrega a una persona a fondo perdido y que se otorgan en calidad de ayuda sin que se obligue al retorno del recurso recibido, también a las concesiones de interés de un préstamo otorgado por entidades financieras las cuales condonan el pago de una parte del interés, además de préstamos con escaso interés  destinadas a emprendedores con proyectos por ejecutar.

También en este grupo existe otro tipo de ayudas como préstamos a fondo perdido. El primero cuenta, a causa del préstamo, con participación en el capital de la empresa de la institución financiera o la persona que otorgó beneficio para que luego que se logre su productividad deje de ser accionista y se le devuelve el capital que aportado.

Además se cuentan  entre los préstamos a fondo perdido los pagos por concepto Seguridad Social y las exoneraciones de impuestos y tributos. Aportes que incluyen el asesoramiento especializado, formación del personal y los casos de servicios producto del intercambio empresarial que sirven para nutrir su proceso productivo o de servicios.

También hay tres tipos de subvenciones a fondo perdido:

Las primeras son las ayudas económicas de concurrencia no competitiva se otorgan a  orden de presentación y  culminan al terminarse  los fondos disponibles.

Para las subvenciones de concurrencia competitiva, los interesados deberán concursar ya que se valoran todas las solicitudes para su escogencia y solo los proyectos que hayan logrado aprobación por su calidad y beneficios conseguirán el financiamiento.

Finalmente hay que aclarar que solo se obtienen ayudas de forma directa en los casos normalmente previstos en la partida presupuestaria del estado, en proyectos de interés público, social, económico o humanitario en la zona donde se desarrollen.

Créditos de fondo perdido en México

En México los créditos a fondo perdido se constituyen en ayuda que incluyen el financiamiento, puesta en marcha de procesos productivos de un bien o servicio y que incluyen subsidios a vivienda, urbanización, educación, cultura, conservación de los recursos.

Estos préstamos apoyan a la industria, el comercio y negocios en zonas recientemente habitadas. Cuando se otorgan, por su puesto, se les da un seguimiento a los beneficiarios quienes tienen que comprobar de manera física, normativa y fiscal como emplearon los recursos asignados, es decir como invirtieron los recursos solicitados para el proyecto.

En México hay entes que realizan estos préstamos como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), el Instituto Nacional de la Economía Social (INAESTEGRA) y Opciones Productivas, la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

También el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), Comisión Nacional Forestal (CONAFORD) entre otros. Cada ente tiene sus reglas propias para la realización de esta operación  y los requisitos y montos del apoyo son diferentes por eso es necesario documentarse previamente para poder cumplir con los objetivos trazados.

La mayoría de estos entes cuentan con el recurso al inicio de su gestión por lo que deberán estar pendientes de sus publicaciones en sus páginas web oficiales donde podrán documentarse sobre el proceso de crédito , la mayoría de las reglas se da a conocer el último mes del año y el primero del siguiente.

Por  lo general los concursos de los aspirantes a estos préstamos se dan el primer trimestre del año, fechas en las que deberán presentar y sustentar sus proyectos con el apoyo técnico necesario dependiendo del área que se abarque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *